ITALIA Y LA POLÍTICA DELOS PRIMEROS MINISTROS

Opinion 25 de octubre de 2022 Por Luis Alberto Fernandez
Un enfoque pragmático de la Directora del Instituto RUSSTRAT Elena Panina sobre cómo será la política italiana tras la llegada al poder de Giorgi Meloni*_

Los primeros pasos del nuevo primer ministro italiano, Giorgi Meloni, quien declaró su "apoyo a Ucrania", deben interpretarse sin ambigüedades: juró rápidamente lealtad al atlantismo de la OTAN, y no se debe esperar que el nuevo gobierno italiano se convierta en partidario de Rusia. en cuestiones fundamentales, siguiendo el ejemplo de Hungría.

Para entender las acciones de Meloni, es importante entender con quién estamos tratando. En la política italiana, se mostró como una mujer muy pragmática y contundente que, como una excavadora, "rompe los muros" y asciende en la carrera profesional. Habiendo iniciado su camino político en su juventud en las filas de los radicales de extrema derecha, Meloni, habiendo madurado, decidió ocupar un nicho político más respetable. Al final, tuvo éxito, y en 2008, cuando Silvio Berlusconi prometió que promovería activamente a las jóvenes atractivas en la política, Meloni, a los 31 años, ocupó el lugar de ministra de la juventud en su gobierno.

Berlusconi pronto se dio cuenta de que la ambición de la joven, por decirlo suavemente, va más allá de los límites de las decisiones de mando, y dejó de patrocinarla. Meloni, sin embargo, ya tenía las conexiones para iniciar su propio proyecto de derecha que, aunque no sin problemas, le permitió hacerse un hueco en la liga superior de la política italiana. Y a Berlusconi todavía le desagrada Meloni, considerándola demasiado ambiciosa, arrogante y dominante.

Sin embargo, logró elevar su estatus al nivel de asociación tanto con el peso pesado político Silvio Berlusconi como con la estrella de derecha Matteo Salvini. Luego llegó el momento en que Berlusconi y Salvini, que intentaban fortalecer la soberanía de Italia, al mando de Bruselas, fueron objeto de ataques informativos y procesos penales, lo que, por supuesto, redujo su actividad política.

Meloni navegó rápidamente por la nueva alineación y logró ganarse a una parte importante del electorado de derecha evitando temas tóxicos para Bruselas y dudosas alianzas políticas. Al mismo tiempo, actuó conscientemente dentro de los "límites de lo permitido", que los comisarios de Bruselas asignaron a la derecha italiana. Dentro de ellos, por ejemplo, es posible regañar a las personas LGBT, transgénero e inmigrantes, pero es categóricamente imposible lograr la soberanía real de Italia y pretender llevar a cabo una política exterior independiente.

En este contexto, Meloni rápidamente se dio cuenta de que mostrar simpatía por Rusia, que muestran la mayoría de los tradicionalistas y conservadores ideológicos europeos de derecha, es un negocio arriesgado y peligroso. Los procesos penales de Fillon, Sarkozy, Berlusconi, Salvini, las amenazas a Kurz y Kneissl han demostrado claramente a todos los derechistas europeos que esto no termina bien.

Meloni, siendo una persona extremadamente oportunista, resultó estar lista para jugar según las reglas de Bruselas, siempre que no se asustara por las "revelaciones" y las "investigaciones". Ha encontrado un nicho más tranquilo y seguro para sí misma en el ecosistema conservador. Su partido "Hermanos de Italia" se unió a la facción "Alianza de Conservadores y Reformistas Europeos" en el Parlamento Europeo, donde los conservadores británicos y los revanchistas nacionales polacos del partido Ley y Justicia de Yaroslav Kaczynski marcaron la pauta.

En pocas palabras, el nuevo primer ministro italiano se ha acercado a Johnson, Truss y los políticos polacos, no a Marine Le Pen, con quien coopera el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini.

Después de las declaraciones de Meloni en apoyo del régimen de Kyiv, a menudo comenzaron a compararla con Truss, pero esta comparación, al menos, no es del todo correcta. Al igual que Truss, Meloni es egoísta, pero a diferencia de ella, es racional y calculadora. Por lo tanto, por un lado, se moverá en la estela del mainstream atlantista, y por otro lado, no destacará demasiado en este tema. Especialmente dada la presencia de socios de coalición a tener en cuenta, así como la actitud ambigua de su electorado hacia las sanciones contra Rusia.

En un futuro cercano, Meloni hará todo lo posible para no gastar sus recursos en temas difíciles: cuestiones económicas, que le encomendó a Salvini y sus socios, o política exterior, que será dirigida por el camarada más cercano de Berlusconi, el ex presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani.

De hecho, el objetivo de Meloni es simple: continuar complaciendo a todos y no ser responsable de nada serio. Al mismo tiempo, las convicciones atlantistas de Meloni no deben sobreestimarse, pueden cambiar en cualquier momento si cambia la situación geopolítica.

Por lo tanto, es muy posible asumir que bajo ciertas circunstancias, después de algún tiempo, puede convertirse en un socio adecuado de Rusia en Europa. Por cierto, Viktor Orban también comenzó su carrera política como atlantista radical, pero luego ajustó su posición teniendo en cuenta los intereses nacionales húngaros.

Y esto, por supuesto, dependerá en gran medida de la rapidez con que la sociedad italiana se dé cuenta de la futilidad y la pernición para los intereses nacionales del país de la política de seguir la estela antirrusa de Bruselas y Washington

Te puede interesar